Mi camino: la guitarra

Estoy currando como un esclavo. Horas y horas en mi habitación con la guitarra. Destrozándome las manos, porque esto me duele un montón. Empecé hace dos semanas y media con la disciplina de tocar cada día. Empecé con cinco horas y ahora he llegado a poner ocho horas. Estoy muy contento con ello, espero poder poner diez horas en cuanto sea capaz. Me han ido doliendo diferentes partes de mi cuerpo: la nalga izquierda, la muñeca izquierda, el pulgar izquierdo, el dorsal derecho, los hombros, la muñeca derecha, la lumbar izquierda, etc. Voy tomando descansos cada poco, toco un par de canciones, me levanto, camino, me estiro y me vuelvo a sentar otra vez en mi silla. Después de dos horas de tocar descanso una hora haciendo otras cosas: sacar al perro, limpiar la casa, leer, comer. (sobretodo comer e hidratarme XD) así hasta ocho horas. Siento que cada vez me estoy acostumbrando a la rutina y que me voy fortaleciendo. Y lo que es mejor, estoy tocando cosas que antes no creía posible, leyendo partituras que me parecían lejanas. Cuando veo que algo no me sale me puedo frutrar, enfadar conmigo mismo, con la partitura, con el autor, con la guitarra… sigo practicando igualmente porque en el fondo sé que lograré tocar lo que tengo delante, que la haré mía la pieza.

Cuanto te ha gustado?

Haz click en una estrella para votar.

Media de votación. 0 / 5. Recuento de Votos: 0

No hay votos, se el primero en votar!

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.