Bajo de ánimo – Realmente estoy dispuesto a pagar el precio?

Hoy me ha dado un bajón. Para empezar me he despertado dos horas más tarde de lo que me he estado levantando por el cansancio que tenía encima. Así que ya empecé el día reprochándome la falta de disciplina y fuerza de voluntad. Así que al despertarme más tarde de lo previsto decidí no entrenar y ponerme directamente a tocar guitarra. Desayuné y me preparé durante una hora calentando los músculos para el ejercicio. Hice un poco de yoga y algunos estiramientos para manos y hombros. Me planifiqué el día para hacer diez horas de guitarra, aunque sabía que al empezar a las ocho se me juntarían más las horas y tendría en vez de dos horas seguidas incluso cuatro seguidas para poder hacer las diez. Algo que he notado hoy es que el dolor se ha concentrado en la base de mi muñeca izquierda y en el índice de la mano izquierda. Es muy curioso como a lo largo de estas tres semanas practicando guitarra, me ha ido doliendo diferentes partes de mi cuerpo. Algo que me ha chafado mucho hoy es el dolor y el cansancio, el sueño. Así que me he dado cuenta que dejo de hacer las cosas y la disciplina cuando algo me empieza a doler o no sale como lo tenía previsto.

Me desanimé mucho y empezaron a asaltarme todo tipo de pensamientos derrotistas como por ejemplo que no iba a ser capaz de alcanzar el nivel de los grandes guitarristas, ni siquiera de niños que tocan muy bien la guitarra, ni tampoco que me iba a poder memorizar ni aprender partituras más complejas y difíciles, además porque no tengo maestro ni dinero con qué pagarlo. Básicamente me deprimí. Aún así he terminado el día haciendo 8 horas de guitarra y he seguido «limpiando» mi habitación, aparte de escribir este pequeño post para el día de hoy. Balance del día? neutral jaja. Siento que he cumplido con lo mínimo. No está mal, además que me he dado cuenta de lo de que cuando me duele algo lo dejo tirado. También me doy cuenta de que cuando estoy de bajón me canso más rápido de las cosas, de los vídeos y música de motivación, que veo como una tontería lo que estoy haciendo, que no tiene valor ni sentido, que estoy pobre, me siento hasta tonto y poco inteligente, y lo único que me dan ganas es de dormir, meterme en mi cama y pasar de todo esto. Pero tengo un sueño, tengo una prioridad, y es seguir practicando mañana guitarra. Ese es mi objetivo: entrenar, practicar guitarra. Estoy dispuesto a pagar el precio que eso conlleva?

Cuanto te ha gustado?

Haz click en una estrella para votar.

Media de votación. 0 / 5. Recuento de Votos: 0

No hay votos, se el primero en votar!

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.