Aprobar los estudios, como puedo motivarme para pasarla?

La motivación es la capacidad que tenemos los seres humanos para satisfacer nuestras necesidades fisiológicas o cognitivas, activadas por impulsos del entorno o por nuestro propio cuerpo (parte cognitiva o fisiológica). En la satisfacción de estas necesidades, que todos tenemos como seres orgánicos y sociales que somos, entran en juego diferentes variables, son 6: la sensación de un primer impulso interno, la activación de nuestro SNC (sistema nervioso central), los incentivos, las expectativas , las atribuciones que damos a la conducta y finalmente las intenciones de meta.

Pondré un ejemplo para explicar cada una de estas variables y cómo se combinan para determinar el grado de motivación ante una tarea: aprobar los estudios., ¿cómo puedo motivarme para pasarla?

Lo primero es darnos cuenta de qué nos pasa por dentro con ello, qué ocurre en mi cuerpo ante los estudios. El objetivo principal es aprobarla, esta meta activa dentro de nosotros muchas sensaciones (vacío en el estómago, presión en el pecho …), emociones (alegría, miedo, rechazo), pensamientos ( «¿seré capaz?», «¿me sirve para algo?», «¿es importante para mí?», …). A todo esto le llamamos impulso, un estado interno que nos mueve a la acción. Cuando nos damos cuenta de lo que nos pasa por dentro el siguiente paso es pensar en lo que ganaré si lo hago o no (incentivos), imaginar si seremos capaces de conseguirlo (expectativas) y planificar los pasos que haremos hasta conseguir nuestro objetivo (metas). En la meta influirán las expectativas que tenemos (si pensamos que seremos capaces por nuestra capacidad, si otros también lo han conseguido, etc.), la intensidad de trabajo que podemos soportar durante un periodo de tiempo constante a un nivel de rendimiento óptimo (arousal ), y en cada paso que damos las explicaciones que damos a nuestros resultados y conducta (atribuciones causales), siempre y cuando tengamos en cuenta que somos nosotros los responsables últimos de cada acción que hacemos y que depende de nuestro esfuerzo los resultados que obtengamos; de este modo siempre tendremos bajo control los resultados que sacamos, de otra manera, culpando a variables externas a nosotros no tendremos la capacidad para empoderarnos ni dar una respuesta efectiva ante nuestros estudios ( «la culpa es del profe», «el profe me tiene manía «,» mi perro se ha comido los deberes «, etc).

Espero que este pequeño ejemplo os sea de ayuda para poner un poco más de conciencia en los mecanismos que hay detrás de la motivación.

Un saludo!

Juanfer

Cuanto te ha gustado?

Haz click en una estrella para votar.

Media de votación. 0 / 5. Recuento de Votos: 0

No hay votos, se el primero en votar!

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.