Acepta tus emociones

Todas las emociones son válidas. Tienen su importancia y utilidad. Ejemplos:

  • La Alegría te permite expandirte y conectar con lo que te rodea. Es una energía movida, dinámica, movilizadora.
  • La Tristeza te ayuda a ir hacia dentro de ti mismo y recuperarte. Como cuando vamos a dormir por ejemplo. Es una energía calmada y serena. También nos ayuda a expresar nuestro dolor para poder así canalizar nuestras penas y ayudarnos a empatizar con otros en su dolor.
  • El Miedo nos da la capacidad para preveer y planificar. Al preocuparnos por lo que pueda llegar a pasar nos anticipamos y de esta manera podemos prepararnos para lo que viene.
  • El Enfado nos ayuda a concentrar nuestra energía en un objetivo, nos fijamos en algo y vamos a por ello. La agresividad nos permite imponernos ante las adversidades y no dejarnos pisotear.

Es importante recalcar que ninguna de ellas es mejor que la otra, ninguna está por encima de otra. La idea de que de las cuatro emociones básicas sólo la alegría es la buena y las demás son malas es sólo eso, una idea. ¿Quién ha decidido que una emoción es buena y la otra mala? Hemos visto más arriba que cada una cumple una función, y todo es a favor del organismo, de la persona en sí. Hay un equilibrio entre las emociones; cuando este equilibrio se rompe, se produce un desbalance y una fijación por una de las emociones. De ahí que la tristeza pueda derivar en depresión, o que la alegría pueda derivar en una desconexión de la persona con la realidad y viva en un mundo color de rosa que le impida contactar con su tristeza.

A través del cuerpo podemos saber cómo nos sentimos, si nos escuchamos el cuerpo nos dirá cómo se siente y así le podremos dar lo que necesite. El cuerpo es más sabio que la mente. Es natural que después de perder a un ser querido sienta tristeza, que puede venir teñida también por alguna de las otras tres emociones; si me permito sentir y expresar mi tristeza esta saldrá y me limpiará por dentro, no se acumulará esa energía dentro de mí; emoción significa energía en movimiento. Todo el tiempo estamos yendo de una emoción a otra. Depende de nosotros poner conciencia a nuestras emociones, sólo así experimentaremos la vida al 100%.

«No olvidemos que las pequeñas emociones son los grandes capitanes de nuestras vidas y las obedecemos sin darnos cuenta» – Vincent Van Gogh.

Con amor,

Juanfer

Cuanto te ha gustado?

Haz click en una estrella para votar.

Media de votación. 0 / 5. Recuento de Votos: 0

No hay votos, se el primero en votar!

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.