La voz Como Instrumento

Nuestra voz es el instrumento por excelencia. No hay instrumento más perfecto que nuestra voz; ni la guitarra, ni el piano, ni la batería, ni los sintetizadores… ninguno.

Con nuestra voz podemos comunicarnos con el mundo exterior. Podemos expresarnos y contactar con nuestro entorno. Para entrar en contacto con otra persona nuestra voz es una herramienta muy útil. Y cuando nos comunicamos lo hacemos con todo nuestro cuerpo. La caja de resonancia de la voz es todo el cuerpo, de la cabeza a los pies.

Cuando hablamos resuena nuestra cabeza, el cuello, el pecho, el vientre, las piernas y hasta los deditos del pie. Contra más conciencia tenemos de nuestra voz más capacidad tenemos para transmitir mejor nuestro mensaje. No hablo de las palabras, de la parte lógica, del contenido, sino de lo que lo envuelve: las emociones, el lenguaje corporal, el tono, el volumen, si con nuestra voz atraemos o alejamos al otro, etc.

Hoy me he dado cuenta que mi voz tiene muchas cualidades y que para cada persona con la que hablo despierto sensaciones diferentes. Aunque lo que me ha llamado más la atención es darme cuenta de que sigo un patrón. Esto no es ni bueno ni malo, lo importante es darme cuenta de ello para decidir si quiero seguir con ese patrón o cambiarlo.

Te invito a observar tu voz, qué haces con ella, de qué manera te expresas, hablas fuerte o flojito, hablas alto o bajo, hablas con seguridad o te muestras inseguro, hablas de forma plana o dinámica… y nada de lo que observes estará mal ni bien, simplemente obsérvalo sin juzgarlo y siéntelo, sostenlo, para luego decidir si quieres continuar por ese camino o escoger uno nuevo.

Photo by Jason Rosewell on Unsplash

Cuanto te ha gustado?

Haz click en una estrella para votar.

Media de votación. 0 / 5. Recuento de Votos: 0

No hay votos, se el primero en votar!

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.