Quitarse las Vendas

Hace un mes que no escribo. He estado ausente de las redes sociales porque necesitaba recuperarme de una formación de crecimiento personal que hice en semana santa. Toda formación que trabaje el desarrollo personal en algún momento es dolorosa, no siempre es empoderante porque se tocan asuntos muy dolorosos.

Lo más doloroso para mí ahora mismo es haber quitado algunas vendas que tenía delante de mis ojos. Vendas con respecto a mi carácter, mi personalidad. Y ha sido muy doloroso. Me he visto muy duro emocionalmente, con el trato a las personas a lo largo de mi vida, y también conmigo mismo. Y al quitarme esas capas que tenía que me «protegían» o no me dejaban ver toda esa dureza y esa forma de comportarme, pues he conectado con mucho dolor, tristeza, vacío que tenía reprimido.

Expresar lo no expresado, en mi caso el llanto, mi vulnerabilidad, mi pequeñez, pues me ha permitido aflojarme más, sentirme desde otro lado más tierno y blandito. No está siendo para nada fácil.

Ahora siento más presente el miedo, la tristeza, emociones que llevaba durante mucho tiempo evitando. Estaba más en la rabia y la alegría para evitar entrar en contacto con partes dolorosas.

Ahora me siento confundido en algunas áreas de mi vida. Y, en especial, me siento frágil. Mi terapeuta me dice que tenga esperanza, fe, en que todo va a ir a mejor. Que entiende por lo que estoy pasando y que es muy normal. No es nada fácil hacer lo que estoy haciendo de ir hacia dentro y autoconocerme. Dice que no conoce a nadie que no le haya dado duro el quitarse las vendas.

Hoy os comparto hasta aquí en el blog. Nos vemos en el próximo. Un abrazo, Juanfer.

Cuanto te ha gustado?

Haz click en una estrella para votar.

Media de votación. 0 / 5. Recuento de Votos: 0

No hay votos, se el primero en votar!

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.