Combatir el Miedo

Uno de los peores males que nos acechan es el miedo. Cuando este se vuelve demasiado grande que obscurece nuestra conciencia, nuestra razón, nuestro pensamiento, hace más mal que bien.

El miedo es una emoción básica, natural en nosotros que tiene una función muy importante: mantenernos a salvo. Tener miedo hace que nos cuidemos de pasar la calle con el semáforo en rojo cuando están pasando los coches. Es útil. Hace que nos planifiquemos y anticipemos eventos del futuro. Utilizado con conciencia y controlado es muy útil esta emoción.

Cuando se desboca ya es otra historia. Entramos en pánico, histeria, paranoia, ansiedad, fobias irracionales, etc.

La preocupación exacerbada ante un futuro trágico hace que nos inmovilicemos. Mark Twain dijo una vez: He tenido un montón de preocupaciones en mi vida, la mayoría de las cuales nunca ocurrieron.

Hay dos formas de combatir nuestros miedos (que se pueden integrar):

  • uno, siendo contrafóbicos y haciendo aquello que tememos para demostrar con hechos objetivos que no pasaba nada si hacíamos u ocurría lo que temíamos;
  • dos, con mucha calma y paciencia trabajando con un psicoterapeuta nuestros miedos y fobias, hasta que poco a poco vayamos fortaleciendo nuestro amor propio, confianza, seguridad, y disminuyendo la fuerza que le hemos puesto a nuestros pensamientos fóbicos.

Gracias por leer este post, nos vemos en el siguiente. Un abrazo, Juanfer.

Photo by Muzammil Soorma on Unsplash

Cuanto te ha gustado?

Haz click en una estrella para votar.

Media de votación. 0 / 5. Recuento de Votos: 0

No hay votos, se el primero en votar!

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.