Toma Riesgos y Crece

Correr riesgos es necesario para vivir una vida plena. Quedarnos en nuestra zona de confort es muy cómodo hasta cierto punto, porque tarde o temprano esta empieza a asfixiarnos.

Que nos pasaría si no creciéramos en ningún aspecto? Qué pasaría si nos quedáramos cuando teníamos 15, 20 o 30 años y jamás creciéramos? Que la vida, pensaríamos, sería injusta.

El problema de no tomar riesgos y salir de tu zona de confort es que, te des cuenta o no, empieza a afectarte en cada aspecto de tu vida. No creces como persona porque no te enfrentas a retos que harán que aprendas y madures.

El riesgo es positivo. No hablo de tomar un riesgo mortal o patológico, sino de uno que ponga a prueba nuestras habilidades actuales y que nos lleve a un límite, para así poder trabajar y sacar una mejor versión de nosotrxs. Es así de simple.

Crecer requiere tomar riesgos constantes, cada vez más grandes acorde a nuestro crecimiento actual. Si la vida no tuviera riesgos y fuera toda fácil sería muy aburrida. Nadie estaría interesado en vivir más. Jamás volveríamos a sentir un cosquilleo en el estómago de excitación.

Lo que hace hermoso vivir es que se vive una vez. Vivir ya es un riesgo de por sí. Y te aseguro, como escuché de Jim Rohn, no vamos a salir vivos de ella. Así que aprovecha para tomar riesgos ahora y no cuando tengas CIEN años y no puedas hacer nada más. Es duro, es difícil, pero poco a poco te harás más fuerte.

Gracias por leer este post, nos vemos en el siguiente. Un abrazo, Juanfer.

Photo by Michael Dziedzic on Unsplash

Cuanto te ha gustado?

Haz click en una estrella para votar.

Media de votación. 0 / 5. Recuento de Votos: 0

No hay votos, se el primero en votar!

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.